KNOCK KNOCK KNOCK!!!

Adelante... pasa... como si estuvieras en tu casa...

4.4.07

Mi Buenos Aires querido… Capítulo 3º


7 de agosto de 2005

Después del magnífico recibimiento que nos hizo la ciudad con solo aterrizar, nos esperaban 22 días de sitios por ver, gente por conocer, experiencias que vivir… Como ya dije, no planificamos nada. Caímos en Buenos Aires con reserva de hotel para 3 noches. El resto, a lo que saliera.

Nos despertamos esa mañana del 7 de agosto, eufóricos, felices, excitados por la novedad y sorprendidos porque pese a la lejanía, nos sentíamos tan en casa.

Desayunamos en el hotel. Claro, como el desayuno está incluido en el precio, es obligatorio ponerse hasta el culo, haya hambre o no haya hambre. Eso es lo de menos.

Dicho y hecho. Hasta las trancas de tostadas con mermelada de durazno, tostadas con mermelada de damasco, tostadas con dulce de leche, tostadas con jamón york, tostadas con tostadas… más zumo de naranja, zumo de piña, zumo de vaca con café…

Vámonos a descubrir mundo! Y fuimos.

Ese día fuimos hacia Recoleta. Nos habían dicho que era un barrio muy bonito (evidente, vive la gente bien, ¿cómo no va a estar bonito?... hay que ver…).

Desde nuestro hotel, cerca del Obelisco, nos fuimos en el Tren de San Fernando (un ratito a pie y el otro andando) hacia Recoleta, plano en mano, cámara en bolsillo con cremallera (para evitar a los amantes de lo ajeno) y mochila a la espalda (yo no salgo sin mi Kit de Supervivencia).

Andamos, andamos, andamos, andamos, andamos…

Vimos un mercadillo en la plaza de Francia, creo que era… tal vez me equivoque de nombre, no lo recuerdo.

Exploramos el mercadillo, caminamos entre la gente, nos mezclamos entre los transeúntes… Era tarde, más de las dos de la tarde. Sí, habíamos desayunado a dos carrillos, pero sí, lo habíamos hecho muy temprano, y con lo que habíamos andado, ya estaban todas las calorías más que quemadas (estarían ya chamuscadas a mi parecer).

¿Dónde comemos? ¿Dónde hay un restaurante aquí?

Pese a que teníamos justo al lado una avenida pequeña llena de restaurantes y con un multi-cine delante, no nos habíamos percatado de ello, por lo que corríamos el grave riesgo de fenecer de inanición (o sea, empezar a comernos los mocos para tener algo que echarnos a la boca).

Vimos una pareja con un niño de unos 7 u 8 años… ¿les preguntamos? Y lo hicimos.

- Disculpen, ¿hay algún restaurante por aquí cerca?
- Sí… ¿españoles?
- Sí- gran sonrisa nuestra, gran sonrisa suya-, estamos de vacaciones acá.
- Oh! Bárbaro!!! ¿De dónde son?
- De Barcelona.
- Yo estuve una vez en el Puerto de Barcelona, qué espectaculaaaaaaaaar, me encantó…

Empezamos a hablar. Nos oyeron hablar dos palabras en catalán entre nosotros, y nos pidieron que les dijéramos cosas en catalán, que les sonaba re-lindo, que no entendían nada, pero que les parecía de lo más interesante que habláramos dos idiomas madres.

Que si esto, que si lo otro, que tal que cual Pascual…

Nos recomendaron el restaurante (La Caballeriza), nos recomendaron el vino (Malbec), nos recomendaron ver una película (Elsa&Fred), nos recomendaron la comida (bife de chorizo y asado de tira)… Y acabaron dándonos su e-mail (y nosotros les dimos los nuestros), diciéndonos que les escribiéramos desde un Locutorio para irles contando que tal nuestra aventura por Argentina.

Eran ya las tres o las tres y algo. Una hora en plena calle hablando con una pareja y su hijo, a los que acabábamos de conocer por haberles preguntado por algún restaurante de la zona. Me encantaba.

Nos despedimos con besos y pseudo-abrazos, nos recordaron que les escribiéramos y nos quedamos con una sonrisa estúpida en la cara como de niño al que los Reyes le han traído ese juguete tan ansiado.

La Caballeriza.

Bife de chorizo, asado de tira, malbec.
Diosssssssssssss, en mi vida he comido una carne tan rebuena!

Yo soy de comer poco, por naturaleza y desde pequeña, pero en Argentina, comía como una auténtica cerda, y tenía un hambre constante y voraz. MMM alucinaba en colores.

Salimos felices, contentos por la experiencia y por el vino. Los camareros en el restaurante eran un encanto. Toda la gente con la que habíamos tenido contacto había sido de lo más amable, algo a lo que no estábamos acostumbrados (desgraciadamente).

Nos dirigimos hacia el mercadillo otra vez.

Suena una guitarra eléctrica. Una batería. Parece que un bajo. ¿Música en directo? Sí. En plena plaza, en el césped, el INDIO CHAMÁN POWER TRÍO.

Qué buenos eran! Nos quedamos escuchándoles cerca de una hora y algo. Hasta que empezó a oscurecer.

Preguntamos a un hombre acompañado de su mujer dónde podíamos tomar un colectivo que nos llevara hacia el hotel.

- ¿Españoles?
- Sí –sonrisa-.
- ¿De dónde?
- De Barcelona.
- Ooooooh, me encanta Barcelona!! He estado algunas veces!! Las Ramblas, qué bello lugar!!!

Y bla bla bla bla… Otro tanto charlando con ese hombre, encantador, que acabó dándonos una tarjeta suya para que fuéramos a ver no sé qué.

Volvimos a la zona del hotel. Cenamos donde la noche anterior. Como en el otro restaurante, la gente era atentísima y un encanto.

Decidimos hacer caso a Lucio y Tete (la pareja del mediodía) e ir a ver la película (elegimos el Cine Metro -creo que ése era el nombre… está cerca del Teatro-).

La película nos gustó, pero el cine era de los que a mí me gustan, era de esos cines añejos, de una sala o dos, con acomodador, con tríptico a la entrada… Fue fantástico…

No sacamos ni una sola foto, pero sacamos conversaciones fantásticas en mitad de la calle con gente que no conocíamos de nada. No nos guardamos ninguna foto, pero guardamos el recuerdo de esa sensación maravillosa de estar arropado por la gente, y nos quedó una bonita amistad que mantenemos a base de e-mails desde aquél 7 de agosto de 2005.

Nos acostamos. Nos aguardaba el día 8 de agosto…

13 comentarios:

Bego dijo...

Me encanta :D
Aunq tardes mil semanas en continuarlo ejem ejem...
Q bonito los encuentros casuales q marcan nuestra vida
Muackz! y Feliz Semana Santa por si os vais por ahi :*

Andy dijo...

Soy argentino...
Vivo en españa
Acabo de aterrizar despues de dos semanas en baires.

Cené (dos veces) en la caballeriza...

Para la próxima... escribime que tengo lugares mejores y mas baratos.

Hay una carne superior? Nop
Hay algo mas rico que los alfajores Havanna?
Hay algo mas bello que Buenos aires de noche?

Está tan linda, que dan ganas de quedarse.

besos

A.-

Rosa Llovizna dijo...

Sí, era Plaza Francia, está al ladito nomás de Recoleta.

Hija mía, les habrán cobrado un huevo y la mitá del otro, que más caro que Recoleta... pues Las Cañitas o tal vez Puerto Madero... no sé, que esos son lugares carísimos y yo paso mirando los precios en la ventana, nomás...

Ains!
Cuando vuelvan avisen, que los invito al asado en casa. El pueblito no es Recoleta (todo lo contrario!) pero la carne... la carne es buena en toos lados si uno sabe dónde hay buena carnicería, jojojo.

Besitos, lindura

Evita dijo...

Dicho así parece cosa de matanza y de Texas. ¡Que miedo!

No vayas, mi Akroon, no vayas. O avísame y voy contigo, que yo a las Sra. Rosa la tengo dominá.

Petonssssssssssssssss

Akroon dijo...

BEGO: Sí... sé que el relato de los días que pasé en la Argentina va dosificado en cuenta-gotas... pero lo que queda, no es poco!! Voy por el segundo día, y en total fueron 23! Imagínate la de posts que van a caer... mmmmmjuuuuaaaaaaaasssssssss!

Que tengas buenas micro-vacaciones tú también (no nos vamos, pero huiremos de la rutina diaria como sea!!!).
Un besazoooooooooooooooooooo!

ANDY: Antes de nada, bienvenido a mi casa!!! Siéntate cómodo el sofá, o en la alfombra o dónde te apetezca... esta casa mía es muy anárquica en cuanto a gustos, y yo, muy tolerante. Espero que te sientas como en la tuya.

Qué envidia me das...!! (verde estoy ahora mismo...). Volvería a Buenos Aires sin dudarlo... fue una experiencia alucinante! Me enamoré de la ciudad, y un pedazo de mi corazón se quedó allí para siempre. Como dije en un post anterior (el Capítulo 2º de Mi Buenos Aires querido), me sentí en casa solo pisar la calle. No sé qué fue, pero sé qeu fue mágico.

Seguro que hay sitios mejores y más baratos. Nosotros no es que tengamos un dineral, pero fuimos con unos ahorrillos en euros para el viaje, y claro, nos salía a cuenta. De todos modos, no somos gente de visitar los lugares turísticos por antonomasia, y nos gusta ver tanto las cosas bellas como las feas. Y pudimos ver de todo. Creo que solo así se viaja de verdad.

En Buenos Aires pasamos tres días al principio, y tres días al final. Las anécdotas solo han hecho que empezar. Nosotros alucinamos, pero la gente que conocimos, alucinó igual que nosotros con lo que nos pasaba con la ciudad y su gente. Nos dijeron que la única explicación era la 'buena vibra'. Ya iré contando!

Totalmente de acuerdo contigo: me dieron ganas de quedarme en Buenos Aires. Dije, y lo recuerdo a la perfección: 'si tuviera que vivir en un lugar distinto, aquí me sentiría como en casa. Nada se me hace extraño, todo me acoje de una forma que no entiendo pero que me encanta...'.

Vuelve siempre que te apetezca, mi puerta está abierta, y yo estaré encantada de recibirte.

Un beso!!!

ROSA LLOVIZNA: Sra. Rosa, yo por los lugares caros de mi ciudad también paso mirando de reojo, no me atrevo a más!! Nuestra ventaja era el cambio de moneda... aunque la verdad es que no fuimos siempre a 'sitios bien', porque tampoco es nuestro ambiente natural. Hicimos un poco de todo: empanadas en la calle, pasta en restaurantes cerca de Corrientes, pebetes en bares con extraños clientes... Pero claro, siendo extranjeros, es fácil no conocer los trucos de la ciudad y perderse cosas... qué le vamos a hacer!

No tenga la más menor duda de que la avisaré en cuanto vuelva!! Si los malditos euros no costaran tanto de ganar, ya habría vuelto a este lugar que conquistó mi corazón... No tiene usted ni idea de cuánto me encantaría volver...!!!! Le tomo la palabra... un asado suyo tiene que ser para llorar del gusto!

Un beso enorme, flor!!!

EVITA: Preciosidad, yo creo que en ocasiones soy inconsciente por naturaleza, así que, me metería de cabeza, aunque suene a todo eso de peli barata de miedo... seguro que lo que haría es pasármelo de miedo! jejejeje

Tú a mí no me engañas... lo que quieres es venirte conmigo no para proteger mi integridad física, sino para probar el asado de la Sra. Rosa!! Te pillé!!! juajuajua... De todos modos, si voy (ojalá, ojalá, ojalá, ojalá, ojalá, ojalá, ojalá, ojalá...) te aviso y te vienes, para comer el asado, y por si acaso... jejejeje.

Petonassossssssssssssss!

MeiGhiNha dijo...

Pero tú serás capaz de ir a algún sitio en que no te pase nada extraño?? jajaj, que bien os lo pasasteis, que envidia me dais :P

besiños.

Akroon dijo...

MEIGHINHA: Pues chica, la verdad, no lo sé. A lo mejor tengo una especie de imán para lo paranormal... jejejeje.
No sé. MMM dice que suelo dar confianza a la gente (que soy confiable, vamos), pero no sé que es...
En la vida no hay que tener miedo a que nos pasen cosas raras... a veces en la rareza está lo extraordinario, no??
Y tú no me engañas... seguro que te han pasado cosas raras... o no??????????
Bicooooooooooooossssssssss!

Rosa Llovizna dijo...

La Evita se quiere colar en el viaje... jojojo...

Tiempo al tiempo, ya vendrás de visita. No te puedo asegurar alojamiento porque esta es la casa de mis padres y habría que charlar la cosa con ellos. No me voy a poner a pensar en eso ahora. De lo que estoy segura es del morfi. Que además tengo amigas que te darían asado gustosas. Me da que tenés cuatro casas aseguradas, ya.

Y claro, el cambio te favorece, pero primero tenés que conseguir los euros... A ver si encuentro algún arbolito que los produzca y te aviso.

Akroon dijo...

ROSA LLOVIZNA: Si encuentras un árbol de euros, mándame unas semillitas... jejejejeje.
Sé que volveré, de una forma o de otra.
Evita se quiere colar, sí. Así que, la llevaremos de polizón...! juajuajuajua!

Evita dijo...

Plantación????
Donde????????????
Je.
Cuando tengamos jeuros nos vamos.

Rosa Llovizna dijo...

Quedamos así, cuando encuentre el árbol les llevo las semillitas.

Les llevo un montoncito a cada una, así reparten por ahí...

Dammy dijo...

Oh, que relindo... Sho tan solo puedo desir que te quedó un post presioso, y que para nada puedo desir eso de "mierda", fantástico, de verda que sí.

Un blogbesito.

Akroon dijo...

EVITA: Vale... pero si lo encuentras tú, avisa!! O te perseguiré durante el resto de tus vidas y reencarnaciones...

ROSA LLOVIZNA: Qué sentido de la equidad y la justicia!!!!!!! Esperaré impaciente!

DAMMY: Jajajajaja... pero qué decís, repelotuuuudo! Andate a reírte de otra mina!!! De todos modos, no importa. Tanto si vos te reís de mí como si no, siempre sos bien recibido en mi casa, eso ya lo sabés... Las boludeces que digás, no serán tomadas en cuenta. :P
Un besazooooooooooooooo! ;)