KNOCK KNOCK KNOCK!!!

Adelante... pasa... como si estuvieras en tu casa...

29.5.06

Hay vida debajo de las camas... (y tras los muebles, y encima de los armarios...)

El ser humano tiene la obsesión de buscar vida inteligente en otros planetas, otros sistemas solares, otras galaxias, otras dimensiones... Pero amiguitos y amiguitas: no hace falta ir tan lejos!! Hay vida inteligente en muchos sitios de nuestro hogar dulce hogar...!

LA VIDA INTELIGENTE INTRA-HOGARITARIA: LA ACARÓPOLIS

Atendiendo al tamaño de la cama, y consecuentemente al de la habitación donde esté ubicada la cama, podemos hallar desde pequeñas aldeas acarianas hasta grandes metrópolis perfectamente estructuradas a nivel social y económico.

Para hallar vida inteligente debajo de la cama es necesario estar largo tiempo descuidando la limpieza de dicho espacio. Ya no la limpieza profunda, sino incluso la más superficial. El modus-operandi para la generación espontánea de megápolis de ácaros es solo limpiar lo que, a simple vista y sin mover muebles, el ojo humano ve. El resto, debe necesariamente descuidarse.

Al cabo de un tiempo prudencial se formará un manto de polvo que a simple vista es solo mierda. Pero no os fieis de las apariencias: si cuando vayáis a dormir y apagueis la luz, prestáis atención y agudizáis el oído, sereis capaces de escuchar el gran bullicio de la Acarópolis: una ciudad habitada por ácaros que se han organizado socialmente.

En la Acarópolis hay escuelas de acaritos, autobuses de acaritos, fábricas donde trabajan los acaritos, abogados-acaritos, pediatras-acaritos, consultores-acaritos, políticos-acaritos, periodistas-acaritos, músicos-acaritos, carpinteros-acaritos... Con sus corbatitas, sus batitas blancas, sus uniformitos del colegio, sus herramientitas de reparación, sus cochecitos, sus taxitos... al más mínimo detalle! Eso sí, la indumentaria no es apreciable a simple vista, sino que requiere el uso de microscopio. Los sonidos propios de la urbe acariana, con un sencillo Whisper XL ("oiga caer un alfiler en la habitación de al lado", y cito textualmente el eslogan del spot de la TeleTienda) son perfectamente audibles. Con lo cual, si disponeis de abuelo/a algo duro de oído, y le pringáis el audífono, descubrireis un maravilloso mundo acariano.

No obstante, es innegable que la civilización acariana creada espontáneamente debajo de vuestras camas tiene una durabilidad finita (como todas las grandes civilizaciones -ver ejemplo de Gran Civilización Egipcia, Cultura Maya, Imperio Romano y análogos-). Con lo cual, y llegado el momento, para garantizar vuestra propia existencia, deberáis proceder a desahuciar a todos los habitantes de la megápolis de ácaros y ser sus verdugos, cual Atila, Rey de los Hunos (y de los Hotros -qué mal chissssssssteeeeeeeeeeeee, por diossssssss!!!!-). Las mejores armas para ello son: aspiradora, cubo con agua y detergente, y mocho. Pese a que os dé pena acabar con ellos, no sucumbáis ante sus súplicas: llegado un punto extremo, sois vosotros o ellos, y debeis elegiros a vosotros. Puro y simple instinto de supervivencia, y como no, selección natural.

Podemos encontrar más casos de vida intra-hogaritaria, como por ejemplo, la Comunidad del Moho. Esta agrupación es de menor entidad que la megápolis acariana, dado que se produce en espacios más reducidos y tiene el inconviente de que requiere mucha humedad.

Llegados a este alto grado de tontería que rebosa por mis poros, debo decir que casi sería mejor que mi reportaje histórico-científico al más puro estilo National Geographic (o Our Casa Geographic en este caso) terminara aquí por hoy (que no es plan de aburrir al personal...).

Espero que si teneis en vuestras casas situaciones parecidas a las descritas, encontreis el tiempo suficiente para asomaros al gran misterio de la vida y descubrir que los ácaros pueden ser grandes compañeros de viaje ocasional. Si no puedes con tu enemigo, únete a él (hasta que vayas a por lejía al súper al menos).

Si alguien tiene documentos o historias a este respecto, no dudeis en añadirlas a través de los comentarios al post!

Nota: no mezcleis medicamentos... porque después salen posts como este...

7 comentarios:

Helen y Reich Buscando Novio dijo...

Yo un día, después de una temporada muy muy ocupada en tareas más amenas, vi correr por mi salón una bola gigante que, según tus teorías, debía ser un universo completo, con millones y millones de acarópolis en su interior...
Me costó lo mío cazarla y más aún conseguir que la aspiradora puedira tragársela entera...

He destruido un universo con un único arma... aspiradora doméstica de 1200v.... menudo arma de destrucción masiva!!

Besitos.

Reich.

Akroon dijo...

Jajajaja!! Espero que estuvieras ocupada con algún tipo que no fuera ni soso ni anodino!!!

Toda una civilización al completo aniquilada por una SuperVacuumCleanser!! Qué tal jugar a ser Dios?????

Besos, guapísima!

Helen y Reich Buscando Novio dijo...

Yo tambien te tengo fichada en mi blog!!!

Jejeje!! gracias por los ánimos... si sé que al final aparecerá...

Besos!!

Reina de las Nieves dijo...

Yo estoy tratando de cobrar el alquiler a la pelusa gigante que hay bajo mi cama... pero de momento ha puesto el cartel de no molestar, y estoy en espera de que lo quite y pueda hablar con ella...

Peasho dijo...

Yo tengo tanto polvo acumulado en los muebles que me he prohibido a mí mismo fumar en el piso, porque tengo miedo que salte una chispa y salga ardiendo todo el polvo acumulado, como si de rastrojos se tratase .... pero yo me pregunto: ¿el polvo arde?.. ¿un puñado de polvo saldría en llamas?... ¿los ácaros tienen ácaros?.

Un besote y gracias por tu visita!

Peasho dijo...

"Corresto"... ya voy pillando la idea, pero me ataca otra duda:
los ácaros tienen polvo en sus muebles?... si tienen polvo, ¿estará formado por ellos mismos?.
Los ácaros, en su Ácaropolis son como los humanos en la Tierra, son ácaros en sí mismo: no pueden estar en el polvo.
¿Quiere decir esto que los ácaros tienen polvo en sus muebles y que este polvo está formado por millones de mini-humanos pequeñitos?....

es un círculo sin fin... me estoy mareando... Si has entendido algo, te doy un premio.
.
.
.
.
Quien me mandaría beber "guijki" antes de escribir...

Luis dijo...

A ver, a ver, que era eso que te quería yo comentar?? ah, sí, ya lo recuerdo... Estás como un cencerrooooooooooooo!!! jajaja!!!

Yo una vez (sólo una) acabé haciendo un trato con los simpáticos ácaros. Dejé que se quedaran a cambio de que prohibiesen la entrada a los mosquitos en la habitación... mejor estornudar por el polvo, que no morir rascándome, jeje!!

Un beso enorme.